El metabolismo energético de las Islas Baleares (1986-2012)

Del turismo de masas a la crisis financiero-inmobiliaria. En un Working Paper reciente de CEPROEC, que lleva más de 160 descargas, Javier Ginard-Bosch, investigador del ICTA de la UAB, Iván Murray, de la UIB y yo mismo, analizamos el metabolismo energético de las islas Baleares. La elección del caso de estudio no es casual y pretende examinar con más detalle una economía muy particular, no solo por ser insular, sino por depender en un alto grado de una actividad concreta, el sector turístico.

El documento muestra como tras la entrada de España en la entonces llamada Comunidad Europea, se abrieron e intensificaron los flujos turísticos de Baleares que cambiarían su fisonomía para siempre. El PIB Balear creció, entre 1986 y 2012, a una tasa del 3,6%, lo que no solo atrajo mucha mano de obra, sino que implicó un mayor consumo energético, que creció a un 2,9% anual. En consonancia con otros estudios, se muestra la relación entre el PIB y el consumo total de energía (o total energy throughput en inglés).

PIB_TET

El estudio también muestra como en el caso Balear también se da una relación entre el consumo de energía primaria por hora de trabajo medida en MJ/h (EMR, exosomatic metabolic rate en la jerga de MuSIASEM) y la productividad del trabajo (ELP), medida en euros por hora. Este resultado, ya comprobado para muchos otros países, es importante para el debate sobre el decrecimiento, pues de sostenerse, implicaría que para poder mantener los niveles de consumo material trabajando menos horas, habría que aumentar la productividad del trabajo, lo cual conllevaría un aumento del consumo de energía por hora de trabajo y probablemente del total de energía de la sociedad.

EmrElp

La alta concentración de la mano de obra en el sector del turismo, de baja intensidad energética pero también de baja productividad del trabajo, hizo que el valor de esa variable tendiese a igualarse entre sectores, demostrando el agotamiento del modelo turístico de masas y residencial, que solo ha llevado a una precarización de la mano de obra.

ELPs

Tras demostrar que el aumento en el consumo de energía de las Baleares se ha debido en su mayoría a la expansión del transporte (por el modelo de turismo y modelo de desarrollo implementado), así como debido al aumento del nivel material de vida del sector residencial, el trabajo explica por qué no ha habido un proceso de capitalización de la economía, lo que se ha materializado en una progresiva precarización de las condiciones de trabajo del sector turismo.

El documento de trabajo se puede descargar aquí. Una versión ampliada y mejorada ha sido enviada a la revista Ecological Economics.

En la página web de nuestro centro encontrarás toda la información tanto de nuestro equipo como de nuestro trabajo.

Advertisements

Vulnerabilidad y dependencia internacional de fertilizantes en el Ecuador

En un Working Paper reciente, que lleva registradas 450 descargas hasta el momento, los investigadores de CEPROEC Freddy Llive, Juan Cadillo, Belén Liger y yo mismo, junto con los compañeros de SENPLADES Gabriel Rosero y Evelyn Fraga, analizamos la dependencia que la agricultura ecuatoriana tiene de los fertilizantes de origen fósil, que se importan casi en su totalidad.

El trabajo empieza con un análisis de la suficiencia en la producción y consumo de fertilizantes por regiones a nivel mundial, para continuar con un análisis de la evolución de los precios y finalizar con la situación del Ecuador, como país altamente dependiente del exterior para el funcionamiento de su sector agrícola y, por ende, para su soberanía alimentaria.

Los principales resultados del estudio son:

– Los fertilizantes representan entre el 10 y el 30% de los costos de producción a nivel nacional

– Ecuador ha experimentado un aumento importante del uso de fertilizantes en los últimos años

UsoFertilizantes

– La producción de fertilizantes está fuertemente concentrada y especializada en pocos países

– El precio internacional de los fertilizantes está fuertemente relacionado con el precio del petróleo

PrecioFertilizantes

– Ecuador importa el 99,5% de los fertilizantes utilizados. En 2014, el 68% del total provino solo de tres países: China (208.000 t), Rusia (205.000 t) y Estados Unidos (142.000 t).

OrigenFertilizantes

– Las importaciones implicaron una salida de divisas de 397 M USD en 2014.

El trabajo finaliza con una serie de recomendaciones para el estado ecuatoriano, de tal manera que se haga un uso eficiente de los fertilizantes, se aumente la productividad agrícola y se reduzca la salida de divisas derivada de las importaciones.

El documento de trabajo se puede descargar aquí. Una versión ampliada y mejorada ha sido enviada a la revista Food Policy.

En la página web de nuestro centro encontrarás toda la información tanto de nuestro equipo como de nuestro trabajo.

Consumo de combustible del transporte terrestre en Ecuador

transporte_quito

Consumo de combustible del transporte terrestre en Ecuador

En un trabajo reciente, que lleva más de 950 descargas, el investigador de CEPROEC Jaime Cevallos, analiza la evolución del parque automotor de Ecuador y encuentra que en el período 2003-2013 éste ha crecido a una tasa del 7,8% anual, que en su mayoría es resultado del aumento de automóviles y jeeps, es decir, de vehículos de uso privado.

parque_automotor

Cevallos ha llevado a cabo por primera vez en el Ecuador un análisis empírico que le ha permitido calcular el consumo de combustible por tipología de vehículo. Para ello, ha utilizado datos reales del odómetro de una muestra de vehículos de la ciudad de Quito gracias a la base de datos de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), que ha utilizado para estimar el combustible mediante coeficientes de uso de energía por kilómetro recorrido. Estos resultados han sido ajustados a los valores macro que para el sector del transporte ofrece el Balance Energético realizado por el Ministerio Coordinador de Sectores estratégicos (MICSE).

En cuanto a la distribución del consumo, el transporte terrestre representa el 77% del consumo total de combustibles. El transporte de mercancías implicó un 60% del consumo del sector del transporte, mientras que el transporte de pasajeros un 26%. Cevallos analiza la evolución del parque por tipología de vehículo, la evolución del consumo, así como el impacto de los subsidios (un 68% del costo total del combustible del sector transporte) para aventurarse a una serie de recomendaciones de política energética y fiscal que incluyen, entre otras, la eliminación progresiva del subsidio a la gasolina que solo beneficia a la población con más recursos y no tendría efectos inflacionarios.

El documento de trabajo se puede descargar aquí. Una versión ampliada del mismo ha sido enviada a la revista Energy Policy.

En la página web de nuestro centro encontrarás toda la información tanto de nuestro equipo como de nuestro trabajo.

La economía circular o la invención del círculo

(publicado el 20/04/2015 en el blog Última Llamada de eldiario.es)

Últimamente oímos hablar bastante de economía circular en las discusiones acerca del desarrollo económico y su interacción con el medio ambiente. En particular, en Europa se ha puesto de moda este término desde que el 25 de septiembre de 2014 se aprobara la comunicación de la Comisión Europea al Parlamento, al Consejo Económico y Social y al Comité de las Regiones, llamada “Hacia una economía circular: un programa de cero residuos para Europa”.

El concepto no es para nada nuevo. China venía trabajando desde hacía tiempo en una iniciativa de consumo y producción sostenible, llamada economía circular, que ya se basaba en la mejora en el uso de recursos (eficiencia de uso), en el fomento del reciclaje y en la reducción de los residuos. Esto se materializó en forma de Ley el 29 de agosto de 2008, cuando se aprobó la  Ley de Economía Circular de la República Popular de China.

En ambos casos, el lado positivo es que se reconoce que hay que ir más allá de la linealidad del proceso económico que entiende la economía ortodoxa (se toman recursos del ambiente, se transforman con capital y trabajo, y se consumen). Se explicita que todo ese proceso implica generación de residuos y destrucción de la naturaleza, y precisamente se proponen mejoras en la eficiencia de uso y el reciclaje como soluciones. Sin embargo, como veremos, y a pesar de ser un paso adelante, esta propuesta sigue siendo insuficiente.

Desde la UE se plantea la economía circular como una reinvención del concepto dedesarrollo sostenible primero, y economía verde, después, que habían sido criticados por parte de ecologistas, economistas ecológicos y otros, por su falta de ambición y su dilución semántica. Sin embargo, lo que se nos viene encima con la economía circular es todavía peor. La creencia en un cierto optimismo tecnológico,en la que se apoya esta propuesta, es muy conveniente para el mantenimiento del statu quo, pues evita que nos cuestionemos el modelo de desarrollo en el que estamos inmersos, y en el que la crisis se define como la falta de crecimiento económico. En efecto, bajo la ilusión de la economía circular, parecería que el crecimiento puede continuar de manera ilimitada, pues estamos reciclando los residuos y convirtiéndolos en nuevos recursos. Por si fuera poco, cada vez somos más eficientes en el uso de recursos y necesitamos menos cantidad de los mismos para generar una unidad de valor añadido. Así que todo suena muy bien. El problema es que en este planteamiento hay dos errores fundamentales.

El primero es que siguen sin tenerse en cuenta leyes básicas de la física, como la Segunda Ley de la Termodinámica, que en una de sus acepciones vendría a decir algo así como que todo proceso implica un consumo de energía. La aplicación en lo que nos ocupa es que el propio proceso de reciclaje de recursos implica, por un lado, una pérdida de recursos, pues el reciclaje no es posible al 100%, y por otro, un gasto energético en el propio proceso de reciclado. El segundo error es no tener en cuenta la Paradoja de Jevons, que nos dice que las mejoras en la eficiencia de uso de un recurso no siempre llevan a un menor uso del recurso, sino que pueden derivar, por el contrario, en un uso mayor. Un ejemplo claro de esto lo tenemos en los automóviles. Las mejoras en la eficiencia de uso (consumo por km.) no han derivado en que consumamos menos energía en nuestro transporte, sino en que realicemos más kilómetros con nuestros vehículos privados.

Solo por estos dos motivos ya se cae el argumento de la economía circular. No se nos puede olvidar que el crecimiento económico siempre implicará un mayor uso de recursos, a pesar de todas las iniciativas de eficiencia de uso que se implementen o todos los programas de fomento del reciclado. Por esto, no podemos dejarnos embelesar por conceptos como la economía circular, que desvían el debate acerca de la necesidad o no del crecimiento económico y de sus consecuencias tanto ambientales como sociales.

Como bien nos recordaba Joan Martínez Alier en su artículo en el diario mexicanoLa Jornada del 5 de abril de 2015, este debate se podría articular en torno a conceptos ya discutidos desde los años 70 del pasado siglo como el estado estacionario de Herman Daly (1973), el decrecimiento de Gorz (1972), o algunos más recientes como el Sumak Kawsay o Buen Vivir propuesto desde Ecuador. El mismo economista ecológico Nicholas Georgescu-Roegen nos recordaba en esos mismos años que el propósito del proceso económico era el disfrute de la vida.

De hecho, la sostenibilidad siempre ha estado presente en los pueblos, al menos hasta la aparición y generalización de los combustibles fósiles, que nos permitieron esa emancipación temporal de la tierra, en palabras del economista ecológico y último discípulo de Georgescu-Roegen, Kozo MayumiEl mismo Mayumi, nos da un ejemplo de una cierta armonía y circularidad en el flujo de materiales en el Tokio del Shogunato Tokugawa (que en aquella época se llamaba Edo) entre 1603 y 1867.

Edo, con más de un millón de habitantes, diseñó lo que hoy día llamaríamos un sistema agro-silvo-pastoril en el que convivían las plantaciones de arroz con la regeneración forestal para el mantenimiento de los servicios ecosistémicos y la gestión del ganado. La alta fertilidad de los cultivos de arroz, necesarios para alimentar a una población tan grande, se mantuvo gracias a la colaboración ciudadana. Por un lado, se realizaron obras hidráulicas que permitieron el riego por gravedad de las terrazas, por otro se prohibió el sacrificio de animales, lo que evitó el sobrepastoreo y la deforestación, pero lo más importante fue la instauración de un sistema de recogida y aprovechamiento de las heces humanas para el aporte de nutrientes a los campos de arroz.

En fin, la conclusión es muy sencilla: en este caso no están inventando de nuevo la rueda sino el círculo. Economía circular en el sentido de aprovechamiento de los residuos y eficiencia en el uso siempre ha habido en todas las sociedades, de una manera u otra. Los debates acerca del crecimiento son viejos, aunque hay que seguir haciéndolos pues siempre tendremos nuevas propuestas del statu quo que intentarán desviarnos de la discusión fundamental, ¿para qué y cuánto crecer? Y sobre todo ¿a qué coste?

Centro de Prospectiva Estratégica

logo-01

Centro de Prospectiva Estratégica

El Centro de Prospectiva Estratégica (CEPROEC) del Instituto de Altos Estudios Nacionales tiene como objeto el ofrecer investigación científica que permita una toma de decisiones informada respecto al uso de los recursos naturales del Ecuador y respecto a su futuro de largo plazo. Cuenta con una plantilla multidisciplinar y multicultural que permite afrontar los problemas abordados de manera holística. El marco de referencia utilizado es el de la economía biofísica, en el sentido de Georgescu-Roegen, pero también de H.T. Odum, Mario Giampietro, J.M. Naredo y tantos otros que nos han inspirado. Se trata de realizar ciencia aplicada, para la toma de decisiones. Ciencia para la Gobernanza.

En el poco más de un año desde que me involucré en el proceso, el centro ha conseguido una serie de resultados que merece la pena destacar:

– Se ha colaborado con la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES) en varios ámbitos: i) se formó y colaboró con un equipo técnico de la Dirección de Pensamiento Programático en la visión de largo plazo del país; ii) se dio asistencia técnica a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs, municipios y provincias) en la implementación de los Planes de Desarrollo y Ordenamiento Territorial; iii) se dieron los insumos técnicos, parte de los cuales fueron utilizados, para el borrador del Plan Amazonía; iv) se realizó un diagnóstico biofísico de las Islas Galápagos para informar el Plan de Desarrollo Sostenible y Ordenamiento Territorial; y v) se colaboró en la realización de la Canasta Normativa Alimentaria, que identifica las necesidades nutricionales de la población por grupo de edad, sexo, etnia y ubicación territorial, para adaptar la producción a la demanda local y para el cálculo de brechas nutricionales.

– Se ha colaborado con la Secretaría del Agua (SENAGUA), el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMHI) , el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y la SENPLADES en la armonización de metodologías de cálculo para las cuentas del agua.

– Se han establecido convenios de colaboración estrechos con numerosas instituciones entre las que destacan el MAGAP y el GAD de Sigchos, la propia SENPLADES o el Ministerio Coordinador de Conocimiento y Talento Humano (MCCTH).

– Se han impartido numerosas conferencias y talleres de capacitación, así como un curso superior que dará inicio el lunes 13 de julio. Destaca el taller reciente sobre proyecciones demográficas a escala local, que permitirá disponer de las primeras proyecciones a esta escala para el Ecuador.

– Se ha iniciado una serie de documentos técnicos con el informe del diagnóstico biofísico de Galápagos, que a día de hoy lleva 1556 descargas; también se ha iniciado una serie de working papers que totalizan más de 4200 descargas.

– Se ha realizado trabajo de campo para levantar información no existente en el Ecuador en términos de: pesca y acuacultura (funciones de producción y cadenas de valor); hidrología (disponibilidad de agua por cuencas y principales usos); transporte terrestre (con estimación de coeficientes de uso de energía por tipología de vehículo); energías renovables (ubicando el territorio con potencial para energía eólica, solar fotovoltaica y de concentración); petróleo (estimando la energía de autoconsumo que se emplea en el proceso de extracción de crudo); demografía (preparando la información no solo para las proyecciones locales sino también para la estimación del metabolismo de los hogares); ecosistemas (identificando los diferentes usos del suelo, conflictos de uso, así como cambios en la capacidad de absorción de carbono); agricultura (identificando las principales funciones de producción de los cultivos, analizando las posibilidades de complementariedad entre países de UNASUR y analizando la dependencia del Ecuador respecto de los fertilizantes importados.

Todas estas y otras investigaciones se han compartido con las instituciones públicas responsables de las políticas y esperamos que poco a poco vayan teniendo incidencia en la política nacional. Algunas ya están publicadas, sea como artículos científicos o en su fase previa como Working Papers. El resto irá publicándose con el tiempo. 

En la página web de nuestro centro encontrarás toda la información tanto de nuestro equipo como de nuestro trabajo.

Consumo mundial de petróleo por habitante estancado

En esta entrada presento de manera muy breve el consumo mundial de petróleo por habitante desde 1965. Los datos provienen de BP Statistics para el petróleo y Naciones Unidas para la población. Como otras veces, podéis bajar tanto el excel con los datos y referencias como con la figura en el enlace provisto.

Figura 1. Consumo mundial de petróleo por habitante (t/hab) 1965-2013

OilConsumptionpc

Fuente: Puedes bajar el archivo excel con los datos, las fuentes y la figura aquí.

En la figura podemos ver que, después de los picos de 1973, 1978 y 1979, el consumo de petróleo por habitante en el mundo ha disminuido hasta el entorno de los 580-600 kg por habitante y se ha mantenido constante desde entonces. Es decir, todo el aumento en el consumo de petróleo ha sido absorbido simplemente por el aumento de la población. Hasta hace bien poco, los países ricos seguían aumentando su consumo a costa de los países más pobres. Esto ha cambiado recientemente y desde 2013 ya no es así.

¿Qué esperar del futuro? Bien, la población va a continuar aumentando. Los países ricos seguirán reduciendo su consumo (lo cuál dificultará su crecimiento económico) y esto permitirá que de momento el aumento de población de los países menos ricos pueda acceder al petróleo. Sin embargo, en un contexto de Peak Oil y con la burbuja del Fracking desinflándose (ver referencia 1 y referencia 2), la mayor escasez de petróleo implicará, tarde o temprano, caídas en el nivel de consumo de petróleo por habitante, y eso conducirá a conflicto social, a cambios estructurales, o a ambos. En cualquier caso, las naciones que estarán mejor preparadas son aquellas que, si tienen petróleo lo usan internamente en lugar de exportarlo y, si no lo tienen, promueven rápidamente un cambio de su matriz energética hacia fuentes renovables también en temas de movilidad.

Factura energética en España

Leyendo un post reciente sobre Siria del magnífico blog de Gail Tverberg, he recordado discusiones que tuve con una colega sobre las repercusiones para los países exportadores de petróleo del hecho de convertirse en importadores. El contexto era la liberalización del sector energético (generación eléctrica y gas) en Argentina, su reciente cambio a ser importador neto de gas, su futuro cambio a importador de petróleo (en 2014 muy probablemente) y la expropiación de YPF por parte del Estado de Argentina. Coincidiamos en que la mayor dependencia del exterior estaba detrás de la expropiación, así como la necesidad de reducir el coste del aprovisionamiento energético.

Tverberg da un giro al argumento y defiende que Siria, y antes Egipto, han sufrido crisis sociales agudas y violentas en el momento en que se han convertido en importadores netos de energía, cuando el régimen ya no podía subsidiar el acceso a los servicios básicos y a algunos bienes de primera necesidad con los ingresos de los combustibles fósiles. La carga creciente de la factura energética ha detraido recursos que ahora tienen que dedicarse a las importaciones de energía y han hecho a esos países no solo más pobres, sino más dependientes del exterior.

Posteriormente he leído este post del también magnífico blog de Antonio Turiel en el que, con la ayuda de la página web Flujos de Energía, nos muestra una selección de países que podrían estar próximos a ser importadores netos de combustibles fósiles. Como bién dice Turiel, no se debe deducir a la ligera que inmediatamente después de convertirse en importador neto un país sufrirá una crisis social violenta como en el caso de Siria, pero sí podemos avanzar que sus problemas económicos se agravarán. El post termina con una figura que muestra la enorme dependencia energética de España y que reproduzco a continuación (Figura 1). Nos hace la advertencia de la gravedad de la situación en nuestro país y de que el consumo de petróleo ya está bajando.

Figura 1. Dependencia exterior en el consumo de petróleo en España

Spain_OilImports

Fuente: http://mazamascience.com/OilExport/

En un post anterior ya analicé la dependencia energética española. Allí ya puse de manifiesto el problema creciente de la factura energética del país, es decir, el coste de las importaciones netas de combustibles. Allí mencionaba un trabajo de Charlie Hall que establecía en poco más del 5% del PIB el límite para que la factura energética tuviese enormes implicaciones económicas para la economía de los Estados Unidos.

Figura 2. Factura energética en España (1995-2012)

SaldoEnergetico

Fuente: Puedes bajar el archivo excel con los datos, las fuentes y la figura aquí.

Desgraciadamente, la situación en España está solo empeorando. Como podemos observar en la Figura 2 el déficit energético alcanzó en 2012 su nivel máximo, por encima de los 45.000 millones de euros (linea azul y eje izquierdo). En términos relativos también se alcanzó un máximo histórico, pasando a representar un 4,42% del PIB (linea negra, eje derecho). Esto quiere decir que la economía española gastó un 4,42% de su producción anual en garantizar el suministro de energía necesario para su funcionamiento, a pesar de que está reduciendo su nivel de consumo de una manera muy importante desde su máximo en 2007 (Figura 3). De hecho, por primera vez en la historia el déficit energético fue superior al déficit comercial, lo que quiere decir que hubo superavit no energético. 

Figura 3. Consumo de petróleo en España en MT, 1995-2012

ConsumoPetróleo

Fuente: Ver Figura 2.

La situación es más grave si no nos quedamos solo con el último dato, pero vemos la tendencia. Claramente tanto el déficit energético como su peso relativo en el PIB van en aumento, anticipando que el país se está empobreciendo y está transfiriendo cantidades cada vez mayores de renta a los países exportadores de los que dependemos. Quizás de esta manera podamos entender mejor la cada vez mayor presencia de empresas rusas y del Golfo Pérsico en nuestro país.

Si, como vimos aquí, existe una estrecha relación entre crecimiento económico y consumo de energía, un mayor nivel de actividad económica implicará irremediablemente un mayor consumo de energía, que a precios mayores de los combustibles fósiles, no hará otra cosa que aumentar nuestro ya elevado déficit energético. Esto quiere decir que el país tendrá cada año menos renta disponible para el resto de usos: consumo e inversión privados y gasto público, y que estaremos transfiriendo cada año másrenta a los países exportadores de combustibles fósiles. En resumen, creceremos para pagar cada vez más por la energía necesaria para ese crecimiento, y no nos beneficiaremos de ese crecimiento en términos de más puestos de trabajo o de mejores niveles de vida material.

Ante esta situación solo cabe la adaptación. Dado que la energía será más cara, si no queremos ser más pobres todavía tendremos que reducir su consumo. Ahora bién, esta reducción tampoco es gratis e implicará que algunos bienes y servicios que hasta hace poco eran considerados como accesibles pueden dejar de serlo, como los viajes y muchas otras actividades de ocio. La sociedad está cambiando y negarlo, o esconder la cabeza como las avestruces, no tiene sentido. Hay que afrontar de manera decidida el cambio necesario y planificar nuestra transición a un modelo que estará caracterizado por una menor disponibilidad de energía y a un coste mayor.

Más información sobre metabolismo de las sociedades en la web de nuestro grupo de investigación, Societal Metabolism.